Organizar, planear y poner atención a los detalles son virtudes de un profesionista.

Alt text

Planear, organizar y dar seguimiento son palabras que nos ayudan a reforzar el profesionalismo con el que trabajamos, como profesional debes de esforzarte por crear una imagen responsable y que permita a los demás confiar en ti.

Debemos representar una imagen cálida, abierta y que permita el acercamiento, los demás tendrán una versión mental de como somos y es nuestra responsabilidad que esa primera impresión represente confiabilidad y profesionalismo.

Organizar el trabajo nos ayuda a que podamos mantener un orden sobre las cosas, tareas o eventos que nos rodean, nos permite estar al frente y en control de las situaciones.

Planear objetivos, metas o tareas es importante ya que vamos teniendo la pauta sobre cada situación y nos recuerda constantemente cuál es el camino que debemos seguir sin desviarnos de nuestro rumbo.

Con el Seguimiento demostramos están en sintonía y en pleno control de lo eventos que se vayan suscitando. Nos da la posibilidad de tomar desiciones y nos permite anticiparnos a los hechos. Un seguimiento oportuno nos ayuda a estar enterado en cada momento de lo que está pasando con determinado evento.

Una persona profesional no solo es aquella que domina un tema académico o laboral, el profesionalismo se lleva en la actitud ante los problemas, la vida y las situaciones comunes que nos rodean.

Es estar en equilibrio con nuestras emociones y no permitir que el estrés nos gane la batalla.

Con el tiempo me he dado cuenta que una persona profesional sigue sus valores y se prepara para enfrentar cualquier reto que se le ponga enfrente, es aquella persona que ayuda y apoya a sus compañeros, pero sobre todo es una persona organizada y lista para tomar decisiones cuando es necesario.

Gracias por leer este artículo, si gustas ayúdame a contestar la siguiente pregunta: ¿Como crees que debe ser una persona profesional?